Para cambiar su localización actual, seleccione una de las siguientes ubicaciones de Julius Baer. Si su ubicación no aparece en la lista, seleccione internacional.

Servicios electrónicos

Seleccione
Servicios electrónicos extras

*Su ubicación actual es una aproximación en función de su dirección IP y no necesariamente corresponde con su nacionalidad o su domicilio.

Boletín

Suscríbase al boletín Insights

Boletín

Suscríbase al boletín Insights

Por qué China ha dejado de ser una clase de activo principal

No está claro cómo evolucionarán las relaciones entre China y Occidente en los próximos meses, pero ya sabemos que el capital de los inversionistas corre el riesgo no solo de disminuir debido a una mayor regulación por parte del gobierno chino, sino también de verse perjudicado como consecuencia de las sanciones occidentales en caso de que las relaciones diplomáticas se deterioren. Esto tiene una gran repercusión en el papel de China como clase de activo y, por consiguiente, en nuestra perspectiva secular.

Imprimir
share-mobile

Compartir

Compartir

Fueron 12 meses difíciles para nuestra asignación estratégica en renta variable china. Por supuesto, el bajo rendimiento a corto plazo es una parte de la historia, pero nunca ha sido el factor principal a la hora de considerar el caso secular para la clase de activo, como se describe en nuestro reciente informe Secular Outlook 2022.

En los últimos cinco años, es decir, desde que elevamos las acciones chinas a la categoría de asignación independiente, estas solo han arrojado un rendimiento superior en dos de ellos, y este año vuelven a tener dificultades.

Cambio de nuestra perspectiva: dos factores en juego
Hasta hace poco, dos factores principales nos convencían de que la renta variable china, así como otros instrumentos chinos, como la deuda pública, se convertirían en una clase de activo principal en los portafolios diversificados a nivel mundial.

  • El primero de ellos era el inequívoco potencial de China para alcanzar los niveles de innovación tecnológica y rentabilidad empresarial que antes solo alcanzaba Estados Unidos.
  • El segundo fue el aumento de los beneficios de la diversificación en un mundo bipolar en el que Estados Unidos y China lideran la economía mundial, pero lo hacen en ecosistemas económicos, financieros y tecnológicos sustancialmente diferentes.

De Silicon Valley a la prosperidad común
A principios de julio de 2021, los reguladores estatales prohibieron completamente una de las principales aplicaciones de transporte compartido de China tras su oferta pública inicial en Estados Unidos, alegando problemas de seguridad en los datos. Ese mismo mes, las plataformas de educación privada se vieron obligadas a convertirse en organizaciones sin ánimo de lucro.

El escrutinio sobre las grandes empresas de tecnología de la información y sus crecientes poderes monopolísticos llevaba meses aumentando. Sin embargo, el alcance de las medidas aplicadas y las subsiguientes medidas reguladoras severas aplicadas al sector de internet en general dejaron muy claro que el modelo de crecimiento corporativo estadounidense ya no era bienvenido. En su lugar, el partido gobernante cambió su estrategia hacia la «prosperidad común», con el objetivo de abordar las crecientes desigualdades del país y construir una red de seguridad social.

Comenzamos el 2022 manteniendo el potencial de los activos chinos para desempeñar un papel estratégico crucial en los portafolios, dada su segunda gran ventaja: la diversificación. Por desgracia, no tuvimos que esperar mucho tiempo para que la siguiente sacudida geopolítica pusiera patas arriba la perspectiva secular en torno a China.

Del beneficio de la diversificación al riesgo de confiscación
Sería difícil exagerar las ramificaciones geopolíticas, económicas y financieras de la invasión de Ucrania por parte de Rusia el 24 de febrero de 2022. La guerra en sí misma ya es una conmoción lo suficientemente grande, pero la fuerte movilización de los gobiernos occidentales y sus sectores corporativos detrás de las medidas destinadas a castigar al gobierno ruso no tiene precedentes.

Esto indica un fuerte cambio en las estrategias geopolíticas y económicas de Estados Unidos y Europa de cara al futuro, incluyendo una mayor «armamentización» de las relaciones financieras, comerciales y empresariales, así como la diversificación y deslocalización de los recursos clave, sobre todo en los ámbitos de la energía, los alimentos, la defensa y la tecnología.

Estas espadas de Damocles cuelgan peligrosamente sobre la economía china y sus mercados de capitales. De hecho, no solo se puede decir que el Reino del Medio es el mayor ganador de las tendencias de globalización y financiarización de la era neoliberal, sino que lo que está en juego en una confrontación estratégica con Estados Unidos se está tornando mucho más importante.

China ya no es una clase de activo principal
Cualquier diversificación estratégica está sujeta al riesgo de que los políticos y reguladores occidentales reduzcan el valor de la inversión en caso de que empeoren las relaciones diplomáticas.

A la luz de esto, decidimos actualizar nuestra perspectiva secular y poner fin a nuestro planteamiento de hace cinco años sobre el ascenso de la renta variable china al estatus de clase de activo principal.

De cara al futuro, no consideramos que esta clase de activo constituya una asignación independiente y específica dentro de nuestras redes estratégicas. En cambio, creemos que la mejor manera de describir este caso de inversión es como parte del conjunto más extenso de Asia, excluyendo a Japón.

En resumen, el mercado de renta variable chino sigue siendo susceptible de inversión, pero no garantiza una asignación estratégica específica debido a que se espera un mayor rendimiento o mejoras en las características de diversificación. Esto, sin embargo, no excluye la posibilidad de que se puedan aprovechar futuras oportunidades tácticas o temáticas en el mercado chino.

¿Cómo debe posicionar su portafolio según la opinión de los expertos de Julius Baer?

> Póngase en contacto con nosotros para saberlo

Usamos cookies para que nuestro sitio web sea más fácil de usar para usted. Haga clic en «Aceptar», o en «Personalizar configuración» para personalizar qué cookies se usarán. Sus preferencias caducarán luego de seis meses. Si no selecciona ninguna opción, se usará la opción predeterminada de «no consentimiento». Podrá encontrar información más detallada sobre el procesamiento de cookies y la privacidad de los datos, así como sobre su derecho a revocar su consentimiento en cualquier momento, en nuestra Política de privacidad de los datos.