This page is not available in your selected language. Your language preference will not be changed but the contents of this page will be shown in English.

Para cambiar su localización actual, seleccione una de las siguientes ubicaciones de Julius Baer. Si su ubicación no aparece en la lista, seleccione internacional.

Servicios electrónicos

Seleccione
Servicios electrónicos extras

*Su ubicación actual es una aproximación en función de su dirección IP y no necesariamente corresponde con su nacionalidad o su domicilio.

Boletín

Suscríbase al boletín Insights

Boletín

Suscríbase al boletín Insights

¿Ha tocado techo la globalización?

Después de décadas de auge del comercio internacional, la tendencia a la globalización parece haberse ralentizado. La pandemia acelerará la tendencia a que la globalización toque techo, pero incluso antes de la crisis actual, varios factores ya apuntaban hacia un mundo menos globalizado.

Imprimir
share-mobile

Compartir

Compartir

El coronavirus ha hecho estragos en todo el planeta. Se cerraron las fronteras, se cancelaron los vuelos, se restringieron las exportaciones y se pararon las cadenas de suministro, por lo que el mundo interconectado que conocíamos quedó prácticamente irreconocible en muy poco tiempo. La pandemia de Covid-19 probablemente acelere la tendencia a que la globalización toque techo, pero incluso antes de la crisis actual, varios factores ya habían empezado a conducir a las economías mundiales hacia una menor integración.

Durante mucho tiempo hubo una tendencia ascendente clara hacia el comercio internacional, pero se produjo un desplome considerable durante la gran crisis financiera de 2008. La recuperación subsiguiente no alcanzó nunca las tasas de crecimiento de las décadas anteriores a la crisis.

Aquí examinamos cuatro factores que podrían provocar un estancamiento del comercio internacional en el futuro, o incluso su regresión.

1. Nacionalismo
El resurgimiento del nacionalismo, representado por la retórica del «America First» del presidente Trump y el referéndum del Reino Unido en favor del Brexit, por nombrar un par de ejemplos, ya había empezado a poner freno a la globalización. El nacionalismo se vio alimentado por la incapacidad de los gobiernos de prestar apoyo en sus propios países a quienes salieron perdiendo con la integración económica global.

Si seguimos moviéndonos hacia un mundo más proteccionista, las empresas podrían reducir su actividad en los países donde teman que se les aplicarán aranceles o donde podría haber retrasos aduaneros que ralenticen sus cadenas de suministro. Algo se aprecia ya en los datos: el crecimiento del comercio internacional se desaceleró considerablemente en 2019 y, con el impacto acumulado de la pandemia del coronavirus, ahora cabe esperar una fuerte caída en 2020.

2. Riesgo de disrupción de las cadenas de valor
La pandemia ha servido para recordar a las empresas la vulnerabilidad de las cadenas de suministro globales, lo que se suma a la preocupación sobre las cadenas de valor derivada de la disputa comercial aún vigente entre EE.UU. y China. En consecuencia, muchas empresas se están replanteando sus cadenas de suministro y podrían empezar a abastecerse y producir a nivel nacional para depender menos de sus socios comerciales extranjeros.

Además, en el entorno harto competitivo de muchos sectores, las empresas suelen buscar la manera de diferenciar sus productos, a lo que se añade que la velocidad de acceso al mercado empieza a ser fundamental para sus servicios. El resultado es que muchas empresas están optando por cadenas de suministro locales. 

Lo más probable es que la autosuficiencia y la repatriación vuelvan a aparecer en las agendas políticas y que muchos gobiernos deseen reducir su dependencia de otros países, sobre todo en el caso de suministros vitales.

Supply chain disruption

3. Evolución de los mercados emergentes
La cuota de los mercados emergentes en el consumo mundial ha subido cerca de un 50% en la última década gracias al crecimiento de la clase media en esos países. Para 2030 se prevé que los países en vías de desarrollo, con China y el Asia emergente a la cabeza, representarán más de la mitad del consumo total mundial según el McKinsey Global Institute.

China lleva la voz cantante, pero el auge de la clase media también es evidente en otros países en vías de desarrollo, como la India, Indonesia, Tailandia, Malasia y Filipinas.

Los países que antes dependían en gran medida de la exportación de sus productos consumen ahora más de lo que producen a nivel nacional y exportan un volumen más reducido. Además, las economías emergentes se están moviendo gradualmente hacia la siguiente fase del desarrollo económico y están creando cadenas de suministro nacionales más integradas, reduciendo así la dependencia de los insumos intermedios importados.

4. Avances tecnológicos
Una de las fuerzas principales que impulsaron la globalización como tendencia fue la búsqueda de menores costos de producción por parte de las empresas de países donde los ingresos eran superiores. No obstante, hemos visto que los avances tecnológicos han traído cada vez más automatización, lo que ha reducido los costos de producción y, por ende, ha reducido la ventaja que presentaban los países de bajos ingresos.

Aparte de los salarios reducidos, aspectos como el acceso a mano de obra especializada o recursos naturales, la proximidad a los consumidores y la calidad de las infraestructuras son ahora factores mucho más importantes para las decisiones de las empresas a la hora de decidir dónde emplazar su producción.

En otras palabras, las nuevas tecnologías están reconfigurando las cadenas de valor globales. Estas cadenas dependen cada vez más de mayores conocimientos y una mano de obra altamente calificada, mientras que la mano de obra de poca calificación está perdiendo importancia como factor de producción. Contrario a lo que se cree, el arbitraje laboral (que se define como las exportaciones de países con PIB per cápita igual o inferior a una quinta parte del PIB per cápita del país importador) impulsa solo un 18% del comercio internacional de mercancías.

Artículos relacionados