This page is not available in your selected language. Your language preference will not be changed but the contents of this page will be shown in English.

Para cambiar su localización actual, seleccione una de las siguientes ubicaciones de Julius Baer. Si su ubicación no aparece en la lista, seleccione internacional.

Servicios electrónicos

Seleccione
Servicios electrónicos extras

*Su ubicación actual es una aproximación en función de su dirección IP y no necesariamente corresponde con su nacionalidad o su domicilio.

Boletín

Suscríbase al boletín Insights

Boletín

Suscríbase al boletín Insights

Haga que su préstamo trabaje para usted: hipotecas, préstamos Lombard y préstamos estructurados

Es hora de cambiar de mentalidad en relación con los préstamos. Deje de pensar en trabajar para devolverlos. Piense en cómo pueden trabajar para usted. En este artículo de #WealthInsights, explicaré tres tipos de préstamos comunes y mostraré que una estructura adecuada puede servir para maximizar la flexibilidad y las ganancias financieras.

Imprimir
share-mobile

Compartir

Compartir

La flexibilidad financiera es esencial. Para conseguirla, los seres humanos llevan miles de años dedicándose a prestar y pedir dinero. Las primeras pruebas de la existencia de préstamos se remontan al año 2000 a. n. e. en Mesopotamia, cuando los agricultores recurrían a préstamos de día de pago. Aunque la configuración actual de los préstamos sea algo más compleja, el concepto de préstamo sigue siendo básicamente el mismo. Echemos un vistazo a tres técnicas populares de préstamo: las hipotecas, los préstamos Lombard y los préstamos estructurados.

Hipotecas
La vivienda es el componente esencial que da cohesión a nuestra vida diaria. La naturaleza tangible de las hipotecas hace que sean relativamente fáciles de entender: no son más que préstamos simples destinados a adquirir una casa o un inmueble para vivir, pasar las vacaciones, trabajar o ponerlo en alquiler. El intercambio entre prestamista y prestatario es sencillo: el propio inmueble funciona como garantía frente al riesgo de impago y actúa de cobertura para la exposición del banco, por lo que las tasas de intereses que se pueden cobrar resultan asequibles.

Pero la diferencia entre obtener un préstamo y obtener el préstamo idóneo determinará si nos convertimos en esclavos de la hipoteca o si la hipoteca nos beneficia. Las hipotecas se financian en parte a través de dinero prestado, por lo que son inversiones apalancadas: es decir, el potencial de rendimiento de la inversión es mayor en caso de que el inmueble suba de precio. No obstante, esa circunstancia implica también mayores pérdidas potenciales en caso de caída de los precios. Y un descenso de los precios podría verse agravado por un «ajuste de márgenes», que es cuando el prestamista le solicite al prestatario que reduzca el tamaño de su hipoteca hasta un nivel acorde con la pérdida de valor del inmueble.

Es importante llevar a cabo las comprobaciones de diligencia debida y asegurarse de poder hacer frente a las cuotas de reembolso del préstamo aunque suban las tasas de interés o se hunda el precio de los inmuebles.

Entonces, ¿cómo se logra que las hipotecas nos beneficien? A la hora de comprar inmuebles residenciales, se deben tener en cuenta muchos factores. Es importante llevar a cabo las comprobaciones de diligencia debida y asegurarse de poder hacer frente a las cuotas de reembolso del préstamo aunque suban las tasas de interés o se hunda el precio de los inmuebles. Para eso hay que ser realista con las perspectivas. Financiar la vivienda propia es una de las decisiones personales más importantes y entran en juego los aspectos emocionales. La estructura de un préstamo se debe personalizar para que, además de ayudar a conseguir el inmueble de nuestros sueños, podamos maximizar la flexibilidad financiera y el rendimiento de la inversión.

Préstamos Lombard
Si alguien desea pedir dinero y está dispuesto a ofrecer valores cotizados como garantía, estaríamos hablando básicamente de un préstamo Lombard. Mientras se trate de valores cotizados, no importará que sean acciones, bonos, productos estructurados o fondos cotizados en bolsa. La ventaja es evidente: podemos aumentar nuestra flexibilidad financiera y mantener al mismo tiempo nuestra cartera de inversión. Al presentar valores cotizados como garantía, no hace falta venderlos para, por ejemplo, obtener liquidez, negociar con instrumentos financieros derivados que exijan un margen de seguridad o reinvertir para seguir diversificando la cartera.

Los préstamos Lombard son préstamos polivalentes que ofrecen una flexibilidad total: los fondos quedan a nuestra entera disposición durante la vigencia del préstamo. Como en toda inversión, la recompensa en potencia conlleva también pérdidas en potencia, y la naturaleza de los préstamos Lombard hace que estén más expuestos a las fluctuaciones en el valor de nuestra cartera de activos. Por eso es esencial que nos aseguremos de que nuestra capacidad de reembolso sea suficiente para afrontar cualquier situación de riesgo, como las fluctuaciones en el valor.

Préstamos estructurados
No existe una definición única de la financiación estructurada, lo que puede generar cierta confusión. Nosotros definimos las soluciones de financiación estructurada —préstamos estructurados— como aquellas en las que ofrecemos un mecanismo de financiación patrimonial acordado. Dicho de forma sencilla, los préstamos estructurados son la solución ideal cuando las políticas y los procedimientos estándar no son satisfactorios. Por supuesto, también hace falta una garantía para obtener estos préstamos, y sus características quedarán determinadas por el hecho de que esa garantía proceda de valores cotizados o activos privados.

En caso de usar activos privados como garantía, la solución de préstamo exacta que se cree dependerá de las categorías de activos que se tomen en préstamo.

En función de la situación personal, existen tres tipos de soluciones de préstamo personalizadas.

  • Un «préstamo Lombard estructurado» es una solución personalizada para presentar como garantía carteras complejas, ya sean carteras muy concentradas, de un tamaño considerable o de naturaleza multijurisdiccional.
  • Un «préstamo Lombard de deuda privada» usa como garantía una categoría de bienes privados (inmuebles o participaciones en una empresa privada) para añadirla a un valor y estructurar el préstamo correspondientemente.
  • Y las «soluciones de participación estratégica» son soluciones de estructuración para prestatarios con una participación estratégica en una empresa cotizada que quieran usar como garantía.

Veamos algunos ejemplos. Un escenario podría ser un accionista de una empresa no cotizada, con mucho capital y poca liquidez, que desee monetizar sus acciones privadas. Las hipotecas también se podrían estructurar como garantía: se agrupan distintos inmuebles en una cartera que después se presenta como garantía de un mecanismo de préstamo estructurado. Otra posibilidad es usar participaciones de capital privado como garantía para estructurar el préstamo. La gracia del asunto está precisamente en que existen muchas configuraciones distintas.

Haga que su dinero trabaje por usted
Un plan general para gestionar su patrimonio es el marco ideal para analizar la estructura de préstamo que más le conviene. En mi experiencia, el mantra más valioso es: «espera lo mejor, pero prepárate para lo peor». Lo bonito de los préstamos radica en encontrar la solución precisa por el precio justo y con el perfil de riesgo adecuado. Al final, se trata de hacer que su dinero trabaje por usted.

¿Le gustaría conversar con un especialista sobre sus necesidades de financiación?

> Contáctenos

Wealth Insights

Our monthly Wealth Insights series focuses on the most important moments in life – whether it is starting a business, building up a fortune, moving abroad, preparing for retirement or transferring wealth to the next generation. Formulamos preguntas pertinentes y ofrecemos respuestas desde el punto de vista de la gestión patrimonial.

Artículos relacionados